Follow by Email

jueves, 18 de noviembre de 2010

Andres Segovia: J.S.Bach-Saraband and Gavotte en Rondeau

martes, 21 de septiembre de 2010

¿POR QUÉ QUIERES EMBRIAGARTE?



Los invito a conocer mi trabajo literario, con mucho contenido social.
Realizado a consciencia, con el objetivo de ofrecer desde la experiencia propia y el análisis del comportamiento humano, respecto al tema del alcoholismo; caminos de reflexión y entendimiento del problema.
El discernimiento y la claridad, nos conduce
n a las soluciones.



sábado, 18 de septiembre de 2010

Carta a la Universidad de Georgetown - Kate McCaroll en respaldo al Dr. Álvaro Uribe Velez


Kate McCaroll
Assistant for the President for Scheduling
Georgetown University
Washington, DC

According to an initiative of a member of a Facebook group, who proposed us to actively support Dr. Alvaro Uribe Velez, Former President of Republic of Colombia, giving our opinions and arguments about his excellent work and human quality, I respectfully write you for that purpose.

Georgetown University has named Dr. Alvaro Uribe Vélez Scholar in the Practice of Global Leadership, where he will teach students at the Walsh School of Foreign Service. It has sparked a debate as well as very bad and good opinions and commentaries about that.

Unfortunately our Honorable Former President has been a target for verbal attacks, insults, arbitrary judgments and slanders from individuals and institutions that belong to radical left groups focused on terrorism and conspiracy; even worse, people committed with irregular and malicious actions inside Colombian politics and state government. These entities have been affected directly or indirectly by his decisions and actions. Actually all those things he did, has caused a huge impact and changes in addition to social, moral and political revolution for the welfare of the country.

That revolution led and faced by one man. One man who fought and worked extensively until reaching the goal of changing the way of thinking of Colombians, sowing seeds of dignity, hard-working, love and devotion to our homeland, compromising us with our nation, inviting us to join political construction and motivating us to enforce our freedom and our rights.

Dr. Uribe’s Management as Colombia’s President is unprecedented. He was the only one with courage to face every political party, corruption, state natural enemies, terrorism, narcotraffic, common crime, corrupted bureaucrats, rigged politicians, rotten institutions, etc. He didn’t join anyone neither in cronyism nor shady things for governing. Instead, he opened participation to everyone who wanted to work under the commitment of improving Colombia with ethics and patriotism.

He faced relentless anyone or those who threatened national security and state; not only within the territory but also to undesirable neighbors like Mr. Chavez and his crews, who even with too much economic power, failed to submit him.

Worst of all, he always had to fight alone (of course with his team, but no more). Even us, Colombian citizens who elected, supported and admired him; we did nothing to defeat his enemies, our enemies. Neither politician who supposedly supported and followed him, merely spoke lukewarmly taking care of their neutral image and indifferent position.

Journalism is not a good example of loyalty; some of them are his direct enemies. They always attacked and hindered his management. Other supposedly “right” people only took part of it when they perceived favorability in the public opinion. Otherwise they inverted their preferences. Perhaps, the single special case which demonstrated loyalty and devotion to the country and to Mr. President was Mrs. Claudia Gurisati from RCN Channel.

United States of America, allied of our nation, never forcefully interceded for us and for Dr. Uribe, even though most of our international relationship problems and our international image are involved with it. European countries, except Spain, silenced and restricted its opinions. Indeed, some of them preferred to believe in disguised terrorists but not in the legitimacy of the President.

In short, Dr. Alvaro Uribe Vélez had to face alone something one day seemed impossible to change, for Colombia. He had to bear alone full consequences of their actions and thoughts, which in turn were the same as many of us, invaded by the desire of liberating ourselves from this endless contract between traditional political parties that usufructed without control or equity the country and its resources. The reasons: overwhelmed by fear, tolerance and habituation to violence and social decay; resigned with aberrant behaviors and poor performance of individuals and state bodies at all levels and strata. However we left him alone, keeping our defendless position, neutrality and resignation waiting him to do it.

Nowadays, his opponents put forward poor and radical arguments based on cynicism, senselessness, ingratitude and revenge, making an attempt to his person and his work as President.

We can enumerate the arguments:

False Positives: in Colombia, and maybe around the world, when people and organizations have had power over arms and laws besides investiture, they committed abuses against civil society. In our country this topic is not new. It comes from many years before, where not only militaries are involved but also those organizations responsible for supporting justice and maintaining the order and security of civilians. Contrarily, during the government of President Alvaro Uribe, actually these actions were investigated and punished.

Intervention to communications (Las Chuzadas): in the same way, national agencies of investigation have implemented this practice to find malicious operations, even intervening citizens. Although nobody has found that those interventions have been made by order of Dr. Uribe, if it is thus, trying to unmask suspect attacks against the nation is neither immoral nor illegal. Doing Intelligence operations to betrayers such as Senator Piedad Córdoba, ex-Guerrilla member Gustavo Petro, charismatic Iván Cepeda heir to honorability, or another member of several powers which have damaged seriously the country, never must be considered illegal. It is like denying police authority to ask for identification, to research and intercept criminals, to register suspicious people in streets, etc. Then if it was like that, crime and impunity triumphed and surprise factor will make society vulnerable.

Finally, Agricultural Plan “Agro Ingreso Seguro”: actually it is something reprehensible. Although we profess support to Dr. Alvaro Uribe, we cannot deny it is a spot inside his government. But we must elucidate that in spite of he has responsibility as President, we can ensure it does not involve fail in his honesty and human values. It was a huge management mistake which is a matter of portfolio holder and his crew. Anyway it muddy head of state image.

Be sure that a man of such level as Dr. Alvaro Uribe will not be seen for a long time in Colombia. He is a supremely special man, full of dignity, hard worker, honest, correct. In addition to giving pride of our nation and representing it in the eyes of the world, he has left us a legacy of optimism, change, patriotism, he has taught us to love and respect our nation and he has put us in the improvement and development road.

If he wants it thus, in 2014, Colombians will elect him again as President of Republic of Colombia.

Thank you so much for your attention and your valued time.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Carta dirigida a Kate McCaroll - Universidad de Georgetown, en respaldo al Dr. Álvaro Uribe Velez

Kate McCaroll
Universidad Georgetown
Por iniciativa de un miembro de Facebook, que propone a los grupos de apoyo al doctor Álvaro Uribe Vélez, expresidente de la república de Colombia, remitir nuestras opiniones y argumentos con respecto a la gestión y a la calidad humana del Dr. Uribe, me dirijo a usted en calidad de ciudadano Colombiano para tal fin.
A raíz de que la universidad de Georgetown, abrió un espacio como catedrático o conferencista  al Dr. Álvaro Uribe Vélez, se han desatado muchos comentarios buenos y malos.
Desafortunadamente nuestro presidente ha sido objeto de muchos ataques, injurias y calumnias por parte de individuos e instituciones, que pertenecen a grupos radicales de izquierda enfocados hacia el terrorismo, igualmente  personas que de alguna manera están ligados o involucrados a ellos, y más grave aun, individuos comprometidos en acciones irregulares y malsanas dentro de la política colombiana y el aparato administrativo, que se vieron directa o indirectamente atacados y afectados por su gestión; que fundamentalmente se convirtió en un gran cambio, en una revolución social, moral y política.
Revolución liderada y afrontada por un solo hombre, que luchó y trabajó duramente, hasta lograr el objetivo de cambiar un poco la mentalidad de los Colombianos, de sembrar la semilla de la dignidad, del trabajo y el amor por la patria; llevándonos a comprometernos con el país, invitándonos a hacer parte de la vida política y motivándonos a hacer respetar nuestra libertad y nuestros derechos.
La gestión del Dr. Uribe como presidente de Colombia no tiene precedentes. Él fue el único capaz de enfrentar a todos los partidos políticos, a la corrupción, a los enemigos naturales  del estado, al terrorismo, al narcotráfico, a la delincuencia común, a los burócratas, los políticos amañados, las instituciones podridas, etc.
Él no se unió a nadie en compadrazgos ni componendas para gobernar, pero al contrario sí dio participación a todo el que quiso trabajar, bajo el compromiso de cambiar a Colombia y actuar con ética y patriotismo.
Él enfrentó sin cuartel, a todo aquel o aquello que atentara contra el estado y contra la nación, no solo dentro del territorio sino  también a aquellos vecinos indeseables como el Sr. Chavez y sus cuadrillas, que aun con tanto poder económico, no lograron someterlo.
Lo peor de todo es que siempre tuvo que luchar solo (es lógico que contaba con un grupo de trabajo), porque ni siquiera nosotros los ciudadanos Colombianos, quienes le elegimos, apoyamos y admiramos, hicimos nada para combatir a sus enemigos.
Tampoco lo hicieron los políticos que supuestamente le apoyaban, limitándose a intervenir tibiamente cuidando su imagen y posición.
El periodismo ni hablar, algunos de ellos sus enemigos directos, siempre atacando y torpedeando su gestión. Los demás, los “objetivos”, solo intervenían cuando se percibía favorabilidad en la opinión pública, de lo contrario invertían sus preferencias. Tal vez el único caso especial, en el que se demuestra lealtad y patriotismo hacia el país y al señor presidente, es el de la señora Claudia Gurisati del canal RCN.
Los Estados Unidos de América  por su parte, aunque se presentan como aliados de nuestra nación, jamás intervinieron de manera contundente para apoyar la gestión del Dr. Uribe, a pesar de que gran parte de nuestros problemas, en cuanto a las relaciones internacionales y a la percepción que se tiene de nuestro país, tenían que ver con dicha relación.
Las naciones Europeas, excepto España, limitaron sus conceptos;  incluso algunos prefirieron creer en el terrorismo antes que en la legitimidad del presidente.

Resumiendo, el Dr. Álvaro Uribe Vélez debió enfrentar solo, algo que para Colombia parecía imposible cambiar; tuvo que asumir solo todas las consecuencias de sus actos y  de su pensamiento, que a la vez era el mismo de muchos de nosotros, invadidos por el deseo de liberarnos  de ese contrato inacabable entre los partidos políticos tradicionales, para usufructuar  sin control y sin equidad al país y sus recursos.
Avasallados por el   temor, la  tolerancia y  el acostumbramiento ante la violencia y la descomposición social y moral;  llenos de conformismo ante las conductas aberrantes y el mal funcionamiento de personas e instituciones en todos los niveles y estamentos.
Y sin embargo siempre lo dejamos luchar solo, manteniendo esa posición de indefensión, de neutralidad y de resignación, esperando que él lo hiciera todo.
Hoy, sus enemigos esgrimen argumentos pobres y radicales fundamentados en el cinismo, en la insensatez, en la ingratitud, en la venganza, para atacar al hombre y a su gestión como presidente.
Incluso podemos enumerar estos argumentos:
Los falsos positivos: En Colombia y supongo que en todo el mundo, siempre las personas y las instituciones que tienen el poder de las armas, de las leyes y de investiduras que los cobijen, han cometido abusos en contra de la sociedad civil.
En nuestro país no es nuevo el tema, viene desde hace muchos años a atrás, en donde no solo los militares son los involucrados, sino también  todas aquellas instituciones que supuestamente están para preservar el orden y la seguridad de los ciudadanos y respaldar la justicia.
Por el contrario, ahora durante el gobierno del presidente Uribe, fue el momento en el  que se investigaron y castigaron muchos de los casos.
Las chuzadas: Igualmente siempre se ha implementado esta práctica por parte de los organismos del estado, incluso en contra de los ciudadanos comunes.
Aunque nadie ha podido comprobar que estas se hayan hecho por órdenes del Dr. Uribe, si así lo fuera, yo creo que tratar de conocer los movimientos de personas sospechosas de atentar contra la nación, no es inmoral aunque sea considerado ilegal.
Hacer inteligencia a la traidora Piedad Córdoba, al ex guerrillero Gustavo Petro, o al carismático Iván Cepeda, heredero de gran honorabilidad, o a alguno de los miembros de otros poderes, que a través de sus acciones solo le hacen daño al país, no debería ser considerado ilegal.
Es como si se negase a las autoridades de policía, el derecho a solicitar identificación a las personas, a realizar seguimientos e investigaciones,  a requisar personas o lugares, etc. Entonces sí que triunfaría el delito y la impunidad, y el factor sorpresa haría más vulnerable a la sociedad.
Lo que pasa es que gracias al constante trabajo de criminales y sus colaboradores, han logrado invertir los valores y ahora las personas piensan que las autoridades legales y legítimas son las malas, y que los delincuentes son las víctimas.
Por último el caso de agro ingreso seguro: realmente es algo reprochable y por más apoyo que  profesemos hacia el Dr. Uribe, no podemos negar que se constituye en un gran lunar dentro de su gestión.
Pero también debemos dilucidar, que aunque él como presidente tiene responsabilidad, puede garantizarse que esto no involucra su honestidad ni sus valores humanos; fue un gran  error administrativo que compete al titular de la cartera  y a sus colaboradores, pero que de todas maneras enloda la  imagen del primer mandatario.
Tenga usted la seguridad de que un hombre de la talla del Dr. Álvaro Uribe Vélez, no se volverá a ver en mucho tiempo en Colombia,  es un hombre supremamente especial, lleno de dignidad, trabajador, honesto, derecho. Que además de enorgullecer  y representar a nuestra nación ante el mundo, nos ha dejado un legado de optimismo, de cambio, de patriotismo, nos ha enseñado a querer y a respetar nuestra patria y nos ha puesto en el camino del mejoramiento y del desarrollo.
Si así lo quiere, en el año 2014, los colombianos lo volveremos a elegir como presidente de la república de Colombia.

Le agradezco a usted la atención a la presente.

domingo, 22 de agosto de 2010

LA HERENCIA DEL PRESIDENTE ÁLVARO URIBE VELEZ



Todos los colombianos, en especial aquellos que apoyamos con nuestro voto al Dr. Juan Manuel Santos, para elegirlo como presidente de la república; estamos a la expectativa de sus acciones de gobierno, con la esperanza de mejorar.
Sus propuestas y planteamientos de gobierno, su madurez y seriedad,  su experiencia como hombre público en diferentes cargos y su  excelente comportamiento como ministro de defensa al lado del Dr. Álvaro Uribe Vélez; fueron razones de peso, para que muchos de nosotros depositáramos nuestra confianza en él.
Incluso  pensamos, en que no solo continuaría con las magníficas políticas del Dr. Uribe, a quien dijo siempre admirar, respetar y reconocer sus capacidades de líder; sino que corregiría los errores cometidos en su mandato, y en que además aportaría nuevas y excelentes estrategias.
Así pues la esperanza, la expectativa y el optimismo que giran en torno a su gestión son muy grandes. Sobre todo a raíz de su propuesta de un gobierno de unión y de participación nacional, en el que se pueda desarrollar plenamente una total democracia, con el concurso de  todos los partidos políticos, todos los estamentos del país y todos los ciudadanos.
Aunque suene fantasioso, sería posible a que a través del esfuerzo, de la cooperación, de acciones y conductas  honestas y de mucho compromiso por parte de todos,  los colombianos pudiésemos seguir  creciendo y mejorando.
Al fin y al cabo en el gobierno anterior, se dieron  grandes y trascendentales cambios, que si bien no se constituyen en la solución a todos nuestros problemas, por lo menos sí representan la semilla de una política diferente a las que hemos estado acostumbrados,  basadas en la corrupción, en el clientelismo, en la impunidad,  en las marcadas diferencias sociales, en la tolerancia al delito y a sus instrumentos, en la indiferencia por parte del estado hacia sus nacionales y por parte de los ciudadanos hacia el comportamiento de sus gobernantes.
Con el gobierno del presidente Uribe se dió origen a una verdadera revolución social y moral.  Pese a todas las dificultades y a los furiosos ataques por parte de individuos, organizaciones y esquemas malsanos, posicionados y enquistados en todas las estructuras del país, la semilla del cambio continúa germinando.
Ahora todos y cada uno de los Colombianos nos interesamos y nos preocupamos  por la política de nuestro país, por cada una de las acciones gubernamentales, por el comportamiento de los diferentes poderes.  Ahora sabemos y reconocemos que tenemos derechos y que juntos conformamos una nación que nos ofrece alternativas para participar de la democracia, que no debemos ser pasivos, que no debemos tolerar aquello que nos hace daño, que no debemos ignorar lo que sucede con nuestra patria dentro y fuera de ella.
Es como si hubiésemos recibido una gran lección del parte del Dr. Álvaro Uribe  a través de su mandato. Lección que nos llevó a abrir los ojos y a convertirnos en ciudadanos activos y exigentes ante el sistema gubernamental.
Durante los ocho años del gobierno anterior,  pudimos vivir situaciones trascendentales que deberían cambiar  radicalmente la mentalidad de muchos de nosotros.
Por ejemplo: desde que tengo memoria, he conocido por el rumor popular y a través de  tímidas manifestaciones sociales y de algunos medios de comunicación,  sobre la corrupción dentro del congreso. Durante años hemos repetido como zombies, que los “honorables” congresistas son unos pícaros, que roban, que hacen contrataciones fraudulentas, que desangran al país. Que son mafiosos, que no trabajan y que en cambio sí  constituyen una enorme carga económica para la nación, que siempre son los mismos, que no son idóneos, etc.
Durante el gobierno que pasó, se sancionaron y encarcelaron a muchos de esos individuos, por la práctica de sus acciones delincuenciales directas e indirectas.  Pero además se creó un ambiente exigente y fiscalizador, tendiente a determinar quienes son aquellas personas que actúan de manera ilícita e irresponsable.  Y aunque en mi concepto, para depurar estos organismos, prácticamente se debería prescindir de la gran mayoría de ellos y castigarlos,  ya se dieron los primeros pasos. Ya está creada la inquietud, tanto en ellos como en nosotros los ciudadanos.
Por lo tanto si mantenemos la idea, llegará el momento en que el poder legislativo sea depurado y esté representado por personas honestas y trabajadoras, que realmente merezcan el apelativo de “Honorables”.

Otro claro ejemplo,  está representado en la presión ejercida hacia las instituciones buscando eficacia y eficiencia, tratando de controlar la desbordada burocracia que forma parte de nuestra cultura e idiosincrasia, exigiendo a quienes las conforman, resultados, compromiso y comportamiento ético.
Instituciones corruptas tradicionalmente, con estructuras antiguas montadas para ser instrumentos de explotación de los recursos de la nación, en beneficio de unos pocos. Grave problema, con enorme dificultad de superación, pero que poco a poco lograremos superar.
Durante el gobierno del Dr. Uribe se trabajó ampliamente en este tema, lo cual por supuesto, aumentó el número de opositores y enemigos del presidente, todos aquellos que veían vulnerados sus intereses personales.
Aparece como una mancha, el desafortunado manejo que se le dió al plan: Agro ingreso seguro, en donde evidentemente se presentó un aberrante caso de corrupción y malos manejos de los recursos del estado, por parte de la cartera encargada. Lo cual los detractores y enemigos del gobierno  esgrimieron y esgrimen aún,  como argumento para atacar y degradar a la persona del Dr. Álvaro Uribe Vélez y  su gestión, pretendiendo ignorar la verdad sobre su éxito,  efectiva y sana presidencia.
Recordemos que no todo está bien y definitivamente solucionado,  pero lo que nadie puede desconocer, es que todo está mejor y con tendencia a mejorar.

En cuanto al orden público ni hablar,  la situación de seguridad del país cambio totalmente, los colombianos nos sentimos más seguros. El control por parte de la fuerza pública es notoriamente mejor, aunque no total. La confianza por parte de la ciudadanía en las autoridades es mayor. La confianza de los extranjeros hacia nuestro país es muy alta, lo que se refleja en la inversión y en el mejoramiento de nuestra imagen en el mundo.
Con respecto a los casos de falsos positivos, que afectan directamente a muchas desafortunadas familias y por supuesto a toda la sociedad colombiana, estos no son el resultado del gobierno del Dr. Álvaro Uribe,  por el contrario durante su mandato, se procedió a investigar y a castigar a los culpables.
Desde hace muchos años los colombianos hemos conocido de estas prácticas que involucran no solo a miembros de las fuerzas militares sino  a todos los organismos de seguridad del estado; y siempre la actitud de los ciudadanos, de las autoridades y de los organismos de derechos humanos, fue pasiva y conforme.
Ahora es que se castiga y se exige  a los involucrados buena conducta y respeto por la vida.

Por otra parte, hablemos del amor por la patria, del nacionalismo, y del interés por la seguridad y el bienestar general.
Ha nacido en los colombianos de bien, a través de una actitud patriótica y valiente que nos ha transmitido el Dr. Uribe, un espíritu de unión, de prosperidad y valoración por el país,  de búsqueda de justicia y seguridad, de colaboración en la construcción de una gran nación.
De querer un país mejor, un país en el que podamos vivir buscando objetivos de desarrollo y progreso. No en el que estemos sometidos y vulnerados, por elementos violentos y poderosos que a través del terror, conviertan nuestro territorio en el escenario de sus constantes prácticas delincuenciales y a nuestra gente en indefensos corderos, en espera del sacrificio y sometidos a la esclavitud  con el  poder de la violencia.
Como posiblemente estaríamos en este momento, si hubiese continuado como gobernante un hombre como el Dr. Andrés Pastrana, o si el poder estuviera en manos de un individuo como Gustavo Petro. No, ahora todos queremos libertad, queremos paz, queremos seguridad, queremos bienestar. Y estamos aprendiendo a actuar unidos, a pensar en conjunto y no de manera individual.
Realmente son muchas más las cosas buenas, que podríamos agregar con respecto al gobierno del Dr. Álvaro Uribe Vélez y que esperamos que nuestro actual presidente el Dr. Juan Manuel Santos, continúe promoviendo y respaldando. Pero que además fortalezca a nuestro país con nuevas y positivas ideas, que motive a sus colaboradores y a nuestros ciudadanos a seguir adelante en esta verdadera revolución moral, para que nos mantengamos firmes y adelante.
Debemos retomar los valores humanos que se han perdido, amar a nuestra patria y al prójimo, debemos pensar y actuar como verdaderos patriotas, con honestidad, con compromiso, con ética; planear el futuro y construir una hermosa, libre y fuerte Colombia.
No podemos echar para atrás.
Humildemente y con mucha fe, espero que el presidente Santos, no vuelva atrás y desperdicie ese gran esfuerzo y esa gran labor lograda y heredada a  él y a nosotros por el doctor Uribe, que además  ha significado mucho sacrificio para la nación.
Espero que el gobierno de participación nacional, sea una alianza firme y honesta que conduzca al país al mejoramiento y al fortalecimiento. Que no se convierta en otro pacto político para explotar a la nación por parte de unos cuantos privilegiados.
Esperamos que el presidente, continúe con firmeza solucionando problemas y educando al pueblo, que haga respetar nuestra soberanía y nuestros derechos, que actué como un hombre honesto y valiente, poniendo por delante el bienestar de la patria como es su compromiso y no su imagen personal.

.





domingo, 1 de agosto de 2010


TOLERANCIA AL DELITO, MIEDO Y COMPLICIDAD
Aunque estos conceptos como fenómenos sociales, se presentan en todo el mundo; en algunos lugares con mayor o menor intensidad, y dependiendo de factores culturales, de condiciones económicas, de estructuras gubernamentales, de la educación, etc.
Existen regiones en donde siempre prevalecen. Lugares fértiles para el desarrollo de estas conductas  malsanas, en las que los hombres actúan movidos por la ambición, el egoísmo y la indiferencia.

Los seres humanos, no hemos aprendido las lecciones que nos han dejado la guerra, la injusticia y el poder desenfrenado.
Ni las enseñanzas religiosas, ni la filosofía o las ciencias humanas, ni la historia, nos hacen reaccionar, ante el inminente peligro del poder desbocado de hombres y naciones, que con sus pensamientos y acciones conducen a la sociedad por los caminos del debilitamiento y la destrucción.
Los resultados: hambre y miseria, subdesarrollo y descomposición social, pérdida total de las libertades, subyugación, salvajismo, anarquía…

Ejemplo contrario de ello, nos lo presentan algunos pueblos en el mundo, como es el caso de muchas naciones Europeas, que después de vivir dolorosas etapas, encontraron si no la solución a todos sus problemas, por lo menos la forma de convivir y de evolucionar hacia el desarrollo.
Después de conocer y sufrir el dolor, de alcanzar los más bajos niveles morales de vida, de soportar las condiciones económicas más negativas;  lograron restablecerse, buscaron mejorar sus condiciones de vida y consolidaron  estructuras sólidas, que les ofrecen una cierta y mejor estabilidad para la supervivencia humana.
Es cierto que son muchos años de historia, los que han llevado a estos pueblos a aprender a vivir de una manera equilibrada, armoniosa y productiva; pero pienso que todos los seres humanos, ya sea de manera individual o colectiva, tenemos la capacidad y las facultades para asimilar las experiencias propias y ajenas, para reflexionar acerca de los errores, para  estudiar soluciones, y para actuar organizada y conscientemente en procura del bienestar.
En pocas palabras, tenemos la capacidad para aprender a pensar y actuar inteligentemente. Esto supuestamente es lo que nos diferencia de los animales, e irónicamente, muchos de estos no dan claras lecciones de vida, de convivencia, de organización y de participación, etc.

Quiero resaltar expresamente el tema de Latinoamérica y especialmente de nuestro país Colombia.
Somos naciones jóvenes, con abundantes riquezas representadas en muchos recursos humanos y naturales, privilegiados en comparación con otros pueblos que adolecen de toda esta riqueza que poseemos;  pero que en cambio gracias a una actitud noble e inteligente, adquirida bajo diferentes circunstancias, gozan de mejores condiciones sociales y de vida que nosotros.
Pareciera que nosotros, no fuésemos  capaces de convivir, que no fuésemos capaces  de evolucionar. Que no quisiésemos o no pudiésemos aprender, que primasen  más sobre  nosotros, los defectos humanos que los sentimientos grandes y nobles.
Somos fáciles de incitar a la violencia, a la rebeldía y a la desobediencia social, al terror, a la maldad, a la indisciplina, a la injusticia, a la inconsciencia; pero en cambio difícilmente podemos aceptar el amor al prójimo, la honorabilidad, el compromiso, la equidad, las leyes, el orden, el liderazgo, etc.

En nuestras naciones americanas, se han propagado dos factores fuertes e influyentes, que han llevado a nuestras sociedades a una implacable descomposición y deterioro. Como lo son:            el narcotráfico y  el terrorismo.
El primero, el narcotráfico:  se estableció en nuestras vidas como un hálito de muerte, dejando a su paso enfermedad, marcadas diferencias económicas y sociales, anulación de sanos principios de vida y pérdida de los valores humanos, caos económico, quebrantamiento del orden social y político, desesperanza y desconocimiento de las leyes divinas y humanas.
Pero además, ha servido para alimentar y fortalecer al segundo fenómeno, el terrorismo: que recorre implacable los caminos de la humanidad, destruyendo todo a su paso y fundamentando el poder de la maldad.
El terrorismo está y actúa en todas partes, su finalidad única es el poder.
Sus herramientas: la política, las armas y la muerte.   Sus representantes:  líderes implacables, con facultades extraordinarias para dirigir y someter a las masas, con habilidades para multiplicar los recursos económicos a través de las actividades ilegales y delictivas, con capacidades mentales extraordinarias para inducir, convencer, manipular y atemorizar a las personas, conduciéndolos por los caminos del pensamiento y creencias que ellos representan.
Así fortalecen su extraordinario poder.  Porque muchas personas se acostumbran a estos comportamientos delictivos y resultan tolerándolos. Otros tantos, movidos por el temor son presa fácil de sus influencias, y algunos se unen en complicidad al mal, para satisfacer sus bajos instintos,  ambiciones e intereses personales.

Pienso que no está bien respaldar a los líderes del terror, ni sus acciones.
Pienso que hay que actuar con honorabilidad, con  dignidad y con valentía rechazando la maldad.
Debemos reflexionar, ser sensatos y conscientes para reconocer e identificar a los  verdaderos enemigos de la sociedad, de nuestras familias y de cada uno de nosotros.
Debemos actuar en comunidad, abandonando el egoísmo y el odio para hacer valer nuestros sentimientos,  para satisfacer nuestras necesidades, y para luchar por  nuestros derechos.
No debemos vendernos, no debemos temer, y mucho menos ignorar a la maldad.
Demos estar al lado de la justicia y quienes la representan para  apoyarlos.
Debemos recuperar y fomentar, los valores morales en nuestros hijos y en las generaciones venideras, y establecer radicalmente  sanos principios de vida.
Y debemos combatir a toda costa, no con armas, sino con nuestra actitud honesta y decidida,  a la maldad y a todos lo que la representan.



lunes, 12 de julio de 2010

Carta al Dr. Juan Manuel Santos




Carta al Dr. Juan Manuel Santos
Presidente de la república de Colombia.
Dr. Juan Manuel Santos, en calidad de ciudadano Colombiano y con el ánimo de participar de la democracia  que usted representa como líder del estado,  quiero expresarle algunas humildes reflexiones, pensando en el bienestar de nuestro país.
Pienso que además de tantos problemas que posee Colombia, el más grave y notorio es la existencia de grupos armados ilegales, dedicados al secuestro, la extorción, el asesinato, el narcotráfico, el desplazamiento forzado de personas, e incluso la infiltración de las instituciones gubernamentales y no gubernamentales.
Grupos que han logrado posicionarse en nuestro país desde hace muchos años creando el caos y apoderándose del territorio y de los estamentos Colombianos, a través del poder del dinero y del terror, generando por consiguiente: hambre y miseria, desempleo, corrupción, incertidumbre, descomposición social, etc. E impidiendo el orden, la legalidad y la gobernabilidad.
Afortunadamente el gobierno que ahora termina, en cabeza del Dr. Álvaro Uribe Vélez, ha logrado restablecer en gran manera la seguridad y el control, creando un ambiente de confianza y de credibilidad en el estado y en nuestros líderes, algo que vemos reflejado en este momento en las grandes expectativas, que el país político y social deposita en usted y su futuro gobierno.
Sin embargo, el trabajo del Dr. Uribe, pude considerarse apenas como el inicio de un gran proceso que debe llevarse a cabo en nuestro país, en busca de la recuperación  social, económica,  moral e institucional, para mejorar nuestras condiciones de vida y emprender el camino en busca del desarrollo.
Son varios los grupos armados que afectan a nuestro país, pero tal vez el que se presenta como: más grande, cruel y antiguo, es el grupo de las Farc. Y no solo se trata  de 100.000 o 300.000 hombres muy bien armados repartidos por todo el territorio nacional y en países vecinos, además de ellos están sus familias, sus seguidores, sus socios económicos y políticos; y lo peor, es la inmensa cantidad de Colombianos que a manera de infiltrados, actúan  como sus soldados e incluso algunos como líderes, camuflados entre la sociedad y la política Colombiana e internacional.
Ellos están en el congreso de la república,  en las altas cortes, en las instituciones del estado, en la rama judicial, en el sector educativo, en los gremios productivos, en el periodismo, etc.  Ellos han abusado de la libertad, del respeto  y de la participación que ofrece nuestra democracia.
Manipulan  a la opinión pública, siembran incertidumbre y  desconfianza, ejercen acciones judiciales y legales que afectan al estado y a la nación, sabotean las acciones legislativas y del ejecutivo, debilitan el desarrollo económico del país, desarrollan campañas de descrédito  a nivel internacional,  etc.
Pero además crean un constante ambiente de zozobra, de inseguridad y de malestar en gran parte de la población, los cuales engañados e insatisfechos se convierten en potenciales contradictores del gobierno.

Es cierto que las condiciones económicas de la gran mayoría de los Colombianos son malas. Las cifras por desempleo son muy altas, poca o ninguna estabilidad laboral, pésimas condiciones para la industria y el comercio, grandes dificultades para  los sectores como: la ganadería, la agricultura, la minería, etc.
Además quienes tienen la fortuna de contar con un empleo, apenas si pueden sobrevivir con esos ingresos tan bajos, porque definitivamente  con respecto al salario mínimo, estos ingresos son totalmente insuficientes; esto favorece la inestabilidad y el descontrol social.
Pienso que es muy claro para todos nosotros, que el campo y las regiones naturales sin explotar, pueden ser la solución a muchos de nuestros problemas económicos y sociales. Poseemos una gran variedad y cantidad de riquezas, y de recursos naturales, algunos sin explotar y otros deficientemente explotados.
Las causas son obvias: la inseguridad y la falta de políticas claras, constantes, organizadas y perdurables; que en cabeza del estado conduzcan al pueblo, a los más privilegiados,  a los inversionistas nacionales y extranjeros, a enfocar y canalizar todos sus esfuerzos, inversiones  y esperanzas en el aprovechamiento común de estos recursos, y a velar de forma mancomunada por la  seguridad y el control  económico, social  y político que comprometen estos recursos.

¿Qué nos podría ofrecer el estado como solución?
Garantizar la seguridad y la libertad de acción en todo el territorio Colombiano.  Fomentar prioritariamente las actividades productivas en el campo y en zonas aptas para la explotación. Desarrollar  infraestructuras y ofrecer los medios para la explotación de estos recursos.  Activar mecanismos concretos,  bien organizados y controlados para  respaldar completamente los procesos productivos y de comercialización. Respaldar a los productores y emprendedores independientes.  Acceso a créditos para quienes realmente los necesitan. Promover y reglamentar el trabajo cooperativo. Ofrecer capacitación y tecnificación suficiente para todos sin limitaciones. Mecanismos de ascenso en niveles productivos. Inversión en educación, en salud, en vivienda. Emprender  una fuerte campaña para sembrar nuevamente  la cultura del trabajo e invitar a los colombianos, a abandonar la cultura del dinero rápido y fácil que ofrecen las actividades delictivas y el narcotráfico. Etc., etc.
El desarrollo económico y social de nuestro país no está únicamente en las grandes ciudades, por el contrario la superpoblación y sobrecarga de necesidades que aqueja a las capitales y a las  principales ciudades, las convierte en cunas de miseria, de inseguridad, de atraso y descomposición social, de hacinamiento; mientras los campos y las tierras ricas en recursos naturales, solo son terrenos baldíos, escenarios de enfrentamientos armados y fortines de los bandidos.
Todo el territorio Colombiano debe estar en manos de los Colombianos de bien, no debe estar dominado por grupos ilegales armados, ni siquiera por  el ejército o la policía nacional (favoreciendo abusos y comportamientos delictivos), ni por narcotraficantes poderosos, ni por multinacionales y terratenientes que sin control explotan nuestros recursos  y a nuestra gente.
Cada rincón de Colombia debe ser lugar de paz, de productividad, de desarrollo; y debe pertenecer a los Colombianos.
Pero para llegar a esto, el estado debe tener el control absoluto del país, no solo de los territorios, sino también de quienes gobiernan cada rincón, haciendo prevalecer  una actitud de honorabilidad, de humanidad, de compromiso, de amor y de respeto con la patria Colombiana.
En cuanto a los problemas de  orden público que aquejan hoy a nuestro país, no alcanzo a imaginarme como a través de diálogos y desmovilizaciones parciales, el estado pueda controlar la situación.
No creo que tenga la capacidad económica, para solucionar la situación de miles de personas  que quedarían bajo su protección y de manera indefinida. Tampoco creo en un éxito total por parte del estado a través de las armas sobre los terroristas y la delincuencia; a no de que se emprendiera verdaderamente una guerra contra ellos, en la cual moriríamos  millones de Colombiano, y se afectaría la estabilidad del país desde todo punto de vista.
Entonces Sr. Presidente Juan Manuel Santos, es necesario acabar de raíz con el conflicto, es necesario que todos aquellos elementos armados que no pertenecen a las instituciones del estado cesen sus acciones.
No pude perdonársele a los crueles líderes del terror por sus acciones, ni tampoco a aquellos que desde sus cómodos lugares han patrocinado y promovido la violencia.
Pero aquellas masas de  Colombianos que bajo diferentes circunstancias (ignorancia, hambre, presión,  temor, etc.) han actuado contra el país, tal vez podrían tener la oportunidad de integrarse a la sociedad activamente; no como protegidos  ni en situaciones indefinidas( como se hace en este momento), sino como simples ciudadanos productivos y comprometidos como cualquier individuo social, con el país, con la sociedad, con deberes jurídicos, morales, disciplinarios como cualquier persona, con derechos y con oportunidades de desarrollo.
En otras palabras, la idea es una desmovilización total, en donde todos ellos asuman sus responsabilidades. En donde  los organismos y las instituciones del estado aporten lo que les corresponde, en la búsqueda  de una solución.  En donde nosotros  el pueblo Colombiano, también asumamos una actitud humana y digna que respalde una solución.
Quienes tienen que pagar que  lo hagan de manera estricta, sin fraudes, sin liviandades (habría que plantearlo ante todo el mundo, para ver qué tan dispuestos estarían los líderes guerrilleros y sus secuaces dentro de la sociedad, a asumir sus responsabilidades para liberar y favorecer a sus soldados, a sus seguidores y al pueblo).
Así entonces, tal vez ganaríamos todos. Bajo el control del estado podríamos aprovechar este gran recurso humano, que junto con la cantidad de personas desplazadas por la violencia y el hambre, y  la inmensa cantidad de desempleados que hoy habemos en nuestro país, conformaríamos un excelente ejercito productivo.
La verdad señor presidente, si se quiere son fórmulas muy sencillas que podríamos llevar a cabo:
Control absoluto del estado de todas las regiones del país y de las actividades productivas.
Oportunidad de trabajo, capacitación, seguridad, estabilidad y atención por parte del estado en toda Colombia, primordialmente en el campo.
Promoción, desarrollo y respaldo a todo tipo de actividades que tengan que ver con la explotación de recursos naturales y del campo.
Inversión del estado, de colombianos y de foráneos bajo control y supervisión de los nacionales.
Políticas que garanticen la comercialización y la estabilidad de los mercados a inversionistas y productores.
Equidad en cuanto a ingresos económicos, servicios, oportunidades de desarrollo, participación, etc.
Control absoluto anticorrupción, con fuertes penalizaciones.

En cuanto a capitales e inversiones, seguramente que en el mundo existen muchos clientes interesados  en nuestro productos, capaces de invertir grandes cantidades de dinero y de ofrecer el  respaldo necesario,  para lograr la consecución de los mismos en negociaciones estables, constantes, y duraderas; aportando para que germinen grandes procesos de producción.
Es decir, si yo poseo el capital para hacerlo, y me interesa adquirir un producto durante mucho tiempo, a un precio conveniente, de buena calidad, y con la garantía de una negociación constante; seguramente que voy a invertir sin restricción alguna,  en la infraestructura y en el desarrollo de un sistema que pueda proveérmelo.
Nosotros los Colombianos somos ricos, somos privilegiados, estamos vivos y podemos mejorar nuestras condiciones de vida y lograr el desarrollo.
Poseemos los recursos humanos, los recursos materiales y un extenso y fértil territorio para desarrollar actividades productivas, generar recursos económicos y crecer socialmente.

domingo, 27 de junio de 2010

EL GOBIERNO DE JUAN MANUEL SANTOS



EL GOBIERNO DE JUAN MANUEL SANTOS
Tal vez en muchos años no se habían presentado tantas expectativas en las elecciones presidenciales, como en las celebradas el  20 de junio del presente año para definir en segunda vuelta quien sería nuestro futuro presidente de Colombia.
A pesar de que en la primera vuelta, con la participación de varios candidatos representando a los diferentes grupos políticos, se notaron las preferencias de los Colombianos por el candidato Juan Manuel Santos, se crearon muchas expectativas con respecto al candidato del partido verde el profesor Antanas Mockus.  Pero en la contienda final se demostró la superioridad en número de los seguidores del partido Uribista y de su candidato que hoy es el elegido para gobernar dentro de los próximos cuatro años.
A pesar de que hubo una marcada abstención las cifras fueron contundentes el Dr. Santos casi triplicó la votación del profesor Mockus, lo que garantiza una total victoria que  solo demuestra la legitimidad del ganador en un ambiente totalmente democrático, enmarcado en deseos positivos y confianza con el gobierno entrante y en agradecimiento y reconocimiento hacia el gobierno que termina.
El señor Mockus fue un competidor digno, además cabe resaltar que contó con el apoyo de un gran número de personas que aunque  no fueron las suficientes para ganar, se constituyen en un gran bloque de ciudadanos que desean cambios en la política, que creen en la educación, que valoran la honorabilidad de su candidato y que se identifican con todas sus  ideas y  sus propuestas.  
Personalmente creo que Mockus es un hombre de muchas virtudes como hombre y especialmente como educador, incluso pienso que debería ser nombrado en el ministerio de educación para encargarse durante por lo menos veinte años de este tema; pero le hace falta más conocimiento sobre temas : legales, sobre comercio, administración, talento humano, economía, política nacional e internacional, leyes, etc.  Él no está preparado para para asumir una responsabilidad tan exigente como la presidencia de un  país y mucho menos como el nuestro que aún tiene tantos problemas.
Por otra parte Colombia ha vivido un cambio político desde hace ocho años con la llegada del Dr. Álvaro Uribe Vélez a la presidencia, su gobierno ha marcado la historia de la política Colombiana. A partir del momento en que el inicio su mandato ha comenzado una transición hacia una política diferente en donde se dió por terminado el pacto tradicional de los partidos políticos bajo  el cual en un alternado uso del poder, el país era objeto de vejación, abuso, abandono, explotación y descuido total, porque los intereses estaban centrados  en el beneficio de algunos individuos y de pequeñas comunidades.
De ahí deriva la proliferación de tantos fenómenos políticos, sociales y culturales que solo le hacen mal al país y a sus nacionales. La falta de control en el orden público por parte de las instituciones del estado, la burocracia salvaje, la pobre cobertura por parte del estado en cuanto a educación y a salud, la inseguridad total en todas las zonas del país, la corrupción dentro de las instituciones privadas y del estado, etc. Pero sobre todo lo peor, la aceptación y tolerancia hacia estas conductas por parte de cada uno de los Colombianos, en un proceso de degradación de la consciencia, en donde cada uno lucha únicamente por lo suyo sin importarle absolutamente la sociedad ni el futuro del país.
Gracias a esos malos gobiernos se establecieron y crecieron fenómenos como el narcotráfico y peor aun las guerrillas. Que inicialmente se presentaron como grupos beligerantes con intereses  sociales e ideas maravillosas de igualdad y de equidad, para después convertirse en el más grave flagelo que pueda tener la nación, mientras que la sociedad Colombiana  en el afán de sobrevivir o de enriquecerse lo acepta y hasta lo apoya, olvidándose  de los principios y valores que fortalecen a una sociedad.
Aquí por ejemplo no se delata al delincuente, al infractor  por convicción o por honestidad, aquí se sapea  por dinero o por envidia.
En nuestro país se acepta la muerte como algo muy común mientras no esté cerca de nosotros.
Aquí se valora y se respeta más a un individuo adinerado que al culto, al honorable,  al trabajador.
Aquí todo el mundo tiene precio, se compra la vida, la libertad, las conciencias, se negocia la ley, la seguridad, los derechos, etc.
Aún sigue siendo así, esto no ha terminado. Pero eso es lo que ha querido cambiar el Dr. Uribe durante su mandato.  Él ha  querido concientizar a los ciudadanos a través de sus acciones valientes, radicales y transparentes de que debemos retomar el camino de la legalidad, creer en las instituciones y en las leyes, unirnos alrededor de los líderes que nosotros mismos elegimos, exigirles trabajo y honestidad.
El presidente Uribe llego a poner orden, a controlar las malas acciones, a sancionar a los infractores, a destapar ollas podridas, a judicializar y desenmascarar a los criminales, a combatir esas malas influencias de conciencia entre los ciudadanos, a atacar de frente y sin tregua a los enemigos de la nación y a tratar de poner en orden la estructura política y económica del país.
Pero aquellos que se beneficiaban del caos y de la corrupción, como dice el refrán: “en rio revuelto ganancia de pescadores”. Se sienten agredidos, vulnerados y desplazados por sus acciones.
Es por eso que gran parte de personas y grupos atacan y rechazan la llegada de un líder que pretende cambiar un país que ha funcionado durante muchos años de manera anómala, y en el que todos aquellos que estaban en la rosca se sentían satisfechos y amañados desde sus posiciones de parásitos desgastando al país y  sus recursos.
Por eso surgió el partido político de la U que no es más que el consenso de todos los grupos políticos y de personas de todas las clases sociales en busca de cambios positivos para el país y que reconocen en el Dr. Uribe a un líder honesto, fuerte y gallardo, capaz de enfrentar a tantos y tan peligrosos enemigos que amenazan a la nación.
Definitivamente el lo ha logrado, el ha sembrado la semilla del cambio, el es quien ha liderado a través de la legalidad y la institucionalidad, de políticas claras , transparentes y valerosas, ha enfrentado a todos los enemigos del pueblo Colombiano haciendo revivir el patriotismo y despertando el deseo de cambiar para mejorar.

El Dr. Juan Manuel Santos a quien hemos elegido como presidente es  un  seguidor leal y convencido de esas mismas ideas, entre sus  intereses se destaca el deseo de  acabar con los enemigos de país, de reorganizar las estructuras administrativas, económicas, sociales y culturales de Colombia renovando, cambiando y combatiendo todo lo ilegal.
El Dr. Santos es un hombre honorable, educado, y con valor para proseguir esa lucha que el Dr. Uribe inició en contra de los “malos” de los “descarriados”, de los enemigos del pueblo.
Por otra parte, siempre habrá oposición y eso está muy bien, eso es lo que necesita la democracia , lo importante es que esa oposición proponga, aporte, reclame, que trabaje en dirección al bienestar del país y de sus nacionales, que no se convierta en un enemigo del estado torpedeando cada una de las acciones legítimas del  gobierno, desacreditando a su propio país, respaldando  a sus enemigos y utilizando toda clase de herramientas en constante sabotaje; aprovechando sus privilegiados puestos en el congreso, en los medios de comunicación, en las cortes, dentro de los estamentos culturales, económicos y sociales, etc.
Yo les pido a los Colombianos que cambiemos la actitud pasiva y polarizada por una actitud positiva de cooperación, de autoestima, de productividad, de éxito. Trabajemos todos juntos, hagamos uso de nuestros derechos democráticos, no esperemos a que nos gobiernen sin tratar de participar.
Se supone que dentro de una democracia todos tenemos derechos y participación, desafortunadamente es muy difícil intervenir desde nuestra posición de simples ciudadanos para ser escuchados y atendidos en las cámaras del congreso, los medios de comunicación aunque pregonan total imparcialidad son totalmente manipulados por las diferentes fuerzas económicas por lo tanto tampoco nos son útiles, los mecanismos  de protesta como marchas y manifestaciones no son lo suficientemente contundentes para lograr algo y por el contrario sirven como plataforma utilizada por individuos con otros fines diferentes a los de reclamar democráticamente.
Por eso quiero recordarles como algunos ciudadanos a través de los medios virtuales exactamente la comunidad de Facebook, lograron convocar una marcha multitudinaria no solo en el país sino en todo el mundo para protestar contra las Farc. Para ello no necesitaron palancas, ni lagartos, ni sobornos, ni intereses económicos.
Para ello utilizaron el medio disponible y la verdad es que fuimos muchos los Colombianos que los respaldamos y seguiríamos haciéndolo si fuese necesario porque nos une un sentimiento de verdad, de cooperación, de justicia, de equidad, de solidaridad.
En fin lo que propongo es que a través de este medio Facebook, hagamos un seguimiento total y permanente al gobierno del Dr., Santos con qué fin?
Desde nuestra posición, con un inmenso grupo conformado por todo tipo de personas que participemos activamente apoyando la gestión del presidente y de sus colaboradores siempre y cuando sus acciones merezcan reconocimiento.
Haciendo crítica constructiva al respecto de las diferentes actividades del gobierno.
Denunciando atropellos, abusos, anomalías y acciones reprochables y exigiendo la intervención del  estado en la búsqueda de soluciones.
Compartiendo   ideas de las cuales muchas no solo podrían ser atendidas y aplicadas por el ejecutivo sino también por  el legislativo  y el poder judicial, porque la idea es que seamos escuchados por todos los poderes.
Fiscalizando la acción de gobierno y de las instituciones.
Exigiendo el cumplimiento de los planes  de gobierno planteados.
Les aseguro que aunque confió plenamente en la honorabilidad y en las capacidades del Dr. Santos, de esta manera ayudaríamos a obtener mejores resultados en su gestión.
En Facebook existen muchos grupos creados que podrían servir como plataforma  para este fin, o incluso pueden crearse otros.
Yo creé un grupo que se llama EL GOBIERNO DE JUAN MANUEL SANTOS  desde antes de las elecciones porque estaba totalmente seguro de que el seria nuestro presidente.
Los invito a unirse al grupo y a participar  activamente, les aseguro que no se van a arrepentir y por el contrario van a sentirse orgullosos de hacer algo por la democracia y por nuestra nación.
Por favor no seamos pasivos tenemos el derecho y el deber de hacerlo.